En 1907, una mujer de la alta sociedad desapareció por 24 años luego de retirar del banco $1 millón

Nadie supo de ella hasta el año 1931. Era una anciana de pelo rizado cuando salió de la habitación 552 del hotel Herald Square de Nueva York. Necesitaba ayuda: su hermana estaba enferma. ¿Iba a morir? “Consigue un médico”, le dijo a la sirvienta. Tiempo después, contó su historia. Todos quedaron sorprendidos.

Ida Mayfield Wood se quedó sola en la habitación del hotel luego de la muerte de su hermana Mary. Personas extrañas aguardaron junto a ella y la incitaron a contar lo que había sucedió. ¿Oponerse? Prácticamente, estaba obligada a narrar lo que vivió durante más de dos décadas. Definitivamente, la realidad era más extraña que la ficción.

Desde 1907, nadie entraba en la suite 552. Ese año, Ida, junto a su hija, Emma, y Mary se mudaron y, básicamente, cerraron la puerta con llave. Así que, gracias a aquella muerte, alguien, por fin, pudo ver lo que pasaba ahí dentro. Ingresaron el gerente del hotel, un médico, un empresario de la funeraria y dos abogados. ¿Qué vieron? Una habitación inundada de basura.

Nadie sabía nada. A lo largo de los años, las mujeres interactuaron, brevemente, solo con un botones y una criada del hotel. Ellos sabían que el dinero y la limpieza no eran, precisamente, sus prioridades. Ahora bien, Ida ahora estaba sola. Tres años antes, murió su hija y ahora fue el turno de su hermana. Es decir, que ella era la única que quedaba para disipar todas las dudas.

Una mucama del quinto piso, dijo que solo lavó sus sabanas y toallas en un par de ocasiones. Por su parte, la criada aseveró que nunca le permitieron entrar a la habitación. ¿Y el botones? Contó que todos los días comían lo mismo y que de propina solo recibía 10 centavos. ¿Estaban en la ruina? Si bien, decían que no tenían para darle más, cancelaban la cuenta del hotel en efectivo.